Iglesia Evangélica Metodista de Martínez

Pastores: Arne Clausen y Marcelo Mondini.

Creemos en Jesús como Señor y Salvador.

CELEBRACIÓN DE LOS PRIMEROS 100 AÑOS DE LA OBRA EN MARTÍNEZ:

 

UN SIGLO ATRÁS...

JUNIO 1917 ...(El joven estudiante Estaban Fernández reemplaza al pastor Alberto Lestard)

 "Tomando en cuenta las circunstancias que imposibilitan al pastor titular de la iglesia de Martínez para dedicar a dicho cargo, sin perjuicio del desempeño de sus deberes como Administrador de nuestra imprenta, todo el tiempo y todos los cuidados que requiere aquella iglesia para su progreso, el doctor Drees en su carácter de superintendente del distrito de Buenos Aires ha dispuesto el relevo del reverendo Alberto Lestard del pastorado de la iglesia mencionada, nombrando en su sustitución al predicador local y estudiante del Seminario de Teología don Estéban Fernández, que ha entrado en el desempeño de los deberes de su pastorado desde el 22 del corriente fecha en que fue anunciada esta disposición a la reunión de la comisión que representa la iglesia naciente en este suburbio de la capital. Al tomar esta resolución el superintendente ha consultado los deseos tanto del pastor cesante como la voluntad de los amigos de la obra en Martínez. El reverendo señor Lestard conserva su relación con la conferencia trimestral de Martínez y cooperará con el nuevo pastor en la obra de predicación".

(Fuente: El Estandarte Evangélico, Año XXXIV Nº 26, Sección “Noticias Generales”28/06/1917)

 

ABRIL 1916….( De “Primera”… a “Segunda”)

Tal como lo documenta nuestro primer libro de actas, el lunes 10 de abril de 1916, los miembros de la “comisión” directiva de la comunidad metodista de Martínez celebraron su primera reunión del año. El dato curioso, es que la misma tuvo lugar en la sede de la Segunda Iglesia Metodista (más tarde denominada “Central”, ubicada actualmente en el barrio de Almagro). 

¿La razón? 

Simple: a partir de esa fecha, la “misión de Martínez” dejaría el ámbito formal de supervisión de la Primera Iglesia Metodista –que acompañó la obra desde sus inicios en 1911-, y pasaría a anexarse a la Segunda Iglesia Metodista. 

Presidió aquella reunión, el Rev. Pablo Penzotti, pastor de la Segunda Iglesia, quien les comunicó la novedad y confirmó a la comisión en su composición y tareas. El vínculo de dependencia de la Segunda Iglesia se extendería hasta 1922, cuando la Conferencia Anual celebrada en Rosario de 22 a 27 de febrero resolvió reconocer a la iglesia de Martínez como “Pastorado independiente”, con su Conferencia Trimestral y demás cuerpos constituyentes de la Iglesia. 

Durante los siguientes años, los hermanos de la Segunda Iglesia -tan amorosos y generosos como lo habían sido los de la Primera-, se convirtieron en herramientas del Señor, para  facilitar la consolidación y desarrollo de nuestra naciente comunidad.  

Un par de perlitas final: entre otras cosas, aquella noche del 10 de abril de hace 100 años, “el Señor Martin manifestó el deseo de hacer arreglar el salón en Martínez (es decir de pintarlo y instalar luz eléctrica)  y que pedirá un presupuesto para saber lo que costaría”…

También hacía su presentación en Martínez, el  Sr Esteban Fernández, un joven estudiante del Seminario de Teología quien reemplazaría unos pocos años después al pastor titular, Alberto Lestard.

-----------------------------------------------------------------

MAYO 1915….( Una síntesis y una boda)

La edición del 27 de mayo de 1915 (1) de El Estandarte Evangélico (*) provee dos referencias a la vida de la incipiente congregación metodista de Martínez. La  primera, se enmarca en una serie de breves reseñas históricas de las distintas obras en funcionamiento en aquel año. En la sección correspondiente al “Distrito Norte”, leemos lo siguiente:   

MARTÍNEZ

Esta misión fue inaugurada como una rama de la Primera Iglesia de Buenos Aires, el 1º de enero de 1911, bajo la dirección del Sr W.Martin y señora.

Poco después se organizó una E. Dominical, de la cual es superintendente hasta hoy la señorita María Luisa Tavares.

Al principio sufrimos muchas persecuciones por parte de elementos antagónicos a nuestra obra. Estas persecuciones llegaron a tal extremo que nos fue necesaria la ayuda de la policía. Mientras celebrábamos nuestros cultos, uno o dos vigilantes hacían guardia cerca de la puerta del salón, listos para intervenir a la primera señal de desorden. 

Afortunadamente ya terminó la persecución y ahora gozamos del respeto del vecindario y Dios está bendiciendo la semilla sembrada en su nombre en Martínez.

El 1º de septiembre de 1912 tuvimos el placer de dar la bienvenida como cooperadores con nosotros en nuestra misión a los señores P.J.Wyatt y H.W.Francomb a quienes se les debe mucho del éxito alcanzado en nuestra obra. El señor Wyatt nos ha sido útil, no sólo como organista, sino que también, con el señor Francomb ha sido un constante distribuidor de tratados.

Hemos tenido una asistencia media de 35 personas en los cultos del domingo a la noche y de 30 niños en la Escuela Dominical.

La ayuda financiera nos ha venido hasta ahora, casi exclusivamente, de los miembros de la 1ª Iglesia de Buenos Aires.

(Extracto de un artículo escrito por el señor W. Martin).

La segunda referencia la encontramos  en la sección “Noticias generales”, de la histórica publicación, donde leemos: 

Otro enlace: El 13 del corriente contrajeron enlace el joven H.W.Francomb y la Srta María Luisa Tavares de nuestra iglesia de Martínez. El Sr Thomson solemnizó la ceremonia. Dios bendiga el nuevo hogar.

¡Cuántas historias en estos dos breves párrafos! Veamos: el joven Harold William Francomb era uno de los cuatro jóvenes  que colaboraron con William Martin en los inicios de la obra en Martínez. Era miembro de una congregación metodista de Londres, desde donde había  llegado a nuestro país en 1912 con poco más de 20 años, en busca de nuevos horizontes. 

A poco de llegar,  ingresó como empleado del Ferrocarril Central Argentino, donde también trabajaba Martin (y muy probablemente, de la mano de éste). Francomb se alojaba como pensionista de la familia Tavares, en su casona de San Fernando. Los Tavares –miembros de la Segunda Iglesia Metodista de Buenos Aires-, tenían dos hijas que también se sumaron a Martin en la tarea de la incipiente obra de Martínez. Una de las “chicas Tavares” - María Luisa- fue por varios años la directora de la Escuela Dominical…y ¡la novia de Harold!  Efectivamente, el enlace anunciado –del que se acaban de cumplir 100 años- era nada menos que el de dos de nuestros “cofundadores”… Harold y María Luisa. Fue, también, el primer matrimonio entre dos miembros de esta congregación.

Un detalle final. Dice la crónica que quien “solemnizó la ceremonia” fue el Sr Thomson. Se trata - nada menos – que de Juan Francisco Thomson, el recordado fundador de la obra metodista en el Río de la Plata en lengua castellana, cuya voz “tronó” por primera vez en un local del centro de Buenos Aires, un 25 de mayo de 1867…

 

En esta imagen de 1914 –la fotografía más antigua conocida de la congregación de Martínez – se pueden divisar a María Luisa Tavares (primera contando desde la izquierda), a Harold Francomb (cuarto de la primera fila, desde la derecha) y a William Martin, el fundador de la obra (de pie en el centro).

 (*) El Estandarte Evangélico de Sud América, fundado en 1883, era una publicación semanal, que se presentaba como el “órgano oficial de la Iglesia Metodista Episcopal en las Repúblicas del Plata”. Su director, en 1915, era Daniel Hall.  

(1) El Estandarte Evangélico Año XXXII Nº 20-21, pág 284

 

(2) El Estandarte Evangélico Año XXXII Nº 20-21, pág 299

 

 

CIEN AÑOS ATRÁS EN MARTÍNEZ….(Alberto Lestard: nuevo pastor)

La segunda reunión de comisión directiva del año 1915, celebrada el miércoles 24 de marzo de 1915, tuvo un carácter especial.  En efecto, con la presencia del superintendente del “Distrito del Norte”, Carlos Turner, se presentaba como nuevo pastor de la congregación aljoven   Alberto Lestard. De acuerdo con lo que describe el acta original de la reunión, luego de efectuarse un repaso de la marcha de la obra,  el Rev. Turner “compuso” la comisión de la Iglesia, de la siguiente forma:

Pastor, Rev. Albert Lestard

Predicador local, Sr William Martin

Superintendente de E. Dominical, Srta María Luisa Tavares

Secretario, Sr Harold W. Francomb

Tesorero, Sr James P.Wyatt

Vocal, Sra Inés de Martin

Vocal, Sra María S. de Tavares

Vocal, Srta Ina Tavares

 

Así, la obra iniciada y dirigida desde 1911 por el laico William Martin, recibía el refuerzo de un joven y consagrado obrero.  El recién llegado era “reverendo” –  fórmula de tratamiento que por entonces se aplicaba a los presbíteros-,  tenía 34 años y era soltero.

Había nacido en Buenos Aires el 19 de diciembre de 1880. Su padre, don Félix Lestard era un herrero a quien el duro trabajo no impedía ser fiel asistente a los cultos. Claro que, a veces, llegaba con gran cansancio. Una divertida anécdota familiar recuerda que en una oportunidad lo venció el sueño. Durante la predicación,  el pastor –nada menos que don Juan Thomson- exhortó a la concurrencia con un vivo: “¡Despiértate tú que duermes!”.

Y, aunque el mensaje no era para él, Don Félix “acusó” el impacto y terminada la reunión, se disculpó ante el pastor.

 

El joven Alberto, se inició en el trabajo a los 16 años como linotipista. Hizo el servicio militar en la Armada y participó del 2º y 3º viaje de instrucción a bordo de la Fragata “Presidente Sarmiento”, donde se desempeñaba como encargado de la imprenta del barco. No sorprende entonces que durante sus largos años al servicio de la Iglesia haya dirigido no solo distintas publicaciones, sino la librería e imprenta metodistas.

 

Tras finalizar sus estudios en  la Facultad Evangélica de Teología, y luego de su ordenación, fue destinado a las congregaciones del circuito de Ramallo, responsabilidad a la que se sumó la designación en Martínez.  En esta época conoció a María Luisa Casullo, con quien se casó en diciembre de 1917. Unos mese antes de la boda – en junio de 1917- terminó este primer y breve pastorado por la congregación local.

  Casi 20 años más tarde, y ya con María Luisa y sus tres pequeños hijos – Alberto, Héctor y nuestra querida Lili-, Alberto Lestard regresó como pastor de nuestra congregacióna la que sirvió durante otros ocho años (1935-1942).

 

Sea, el breve y sencillo recuerdo de este trocito de historia, una acción de gracias a Dios por los muchos “Williams y Albertos” que nos precedieron en la fe, y con quienes podemos gozosos afirmar:

Jesucristo ayer, junto a mis abuelos;

  Jesucristo hoy, junto a mis hermanos;

   Jesucristo aquí, presencia y memoria,

Señor de la historia, Jesús, salvador.

 

Problemas con el dueño de casa y designación pastoral

 

1915 arrancó “movido” para la naciente comunidad metodista de Martínez, que por 

entonces, se reunía en un saloncito alquilado al Sr Donato Grieco, que estaba ubicado en 

la intersección de las calles Sáenz Valiente –hoy Repetto- y Ricardo Gutiérrez(a), a once 

cuadras de nuestro actual templo. Pero las relaciones con el propietario no atravesaban 

un buen momento. Al menos así se desprende de un acta de la Comisión Directiva que da 

cuenta de una reunión celebrada el miércoles 10 de febrero de 1915 “…en que se llamó al 

Sr Grieco dueño de la casa que ocupamos, para que en presencia de todos los miembros de la Comisión declarara por qué razón siempre nos molestaba. Se le dijo que nuestra misión no es ningún negocio ni casa de juguete, que es una Obra Consagrada para el Servicio del Señor, y por lo tanto no queríamos más molestias de ninguna clase y nos cambiaríamos a otro local. Pero el Sr Grieco, (como otras veces) dijo que se comprometía no molestarnos más, y que podíamos seguir aquí hasta que quisiéramos sin contrato. 

 

Conformes todos los miembros de la Comisión, se resolvió seguir en el mismo local”. 

 

¿Conflictos de relación o estrategias de renegociación de contrato de alquiler? ¡Vaya uno a saber!

 

Una noticia más grata, se conoció en cambio el día 11 de marzo de 1915. Así lo anunciaba 

El Estandarte Evangélico en su Nº 10 de dicho año:

 

Noticias Generales

 

El Rev. A. Lestard.- Por resoluciones ulteriores a la Conferencia Anual, el Rev. Lestard, a 

más de las congregaciones para las cuales ha sido designado, será pastor de la iglesia de 

Martínez (B. Aires) y tendrá su residencia en esta Capital, Calle Bogotá 1960.

 

El joven pastor Lestard tenía designación para el “Circuito de Ramallo” y nombramiento 

especial como “Sermón Misionero”, tareas a las que se le agregaría la atención de nuestra 

incipiente congregación.

 

 

Octubre 1914

 

Señor Director de El Estandarte:

 

De la obra en el pueblo de Martínez no es posible decir mucho pues debido a las lluvias 

torrenciales, durante este invierno las reuniones han sufrido. La lluvia hizo que las calles 

quedaran intransitables por muchos días y los que querían ir a los cultos no lo pudieron 

hacer.

 

Ahora que el tiempo ha mejorado, vemos aumento en el número de personas que asisten 

y con la ayuda del Señor esperamos terminar bien el año. En la próxima Cena del Señor, 

esperamos recibir a dos personas más en plena comunión. Los creyentes permanecen 

fieles y me regocijo en decir que varios de ellos me acompañaron en visitar y distribuir 

tratados en el pueblo y tomaron parte en la oración, etc, en las reuniones.

 

Tengo la plena convicción de que si fuera posible establecer un colegio en Martínez, como 

se ha hecho en muchas de nuestras iglesias, la obra se extendería más rápidamente, pues 

como ya se sabe es cosa que ayuda mucho a la extensión de la obra de Dios en este país. 

 

Otra cosa que considero indispensable es visitar constantemente a la gente y conversar 

personalmente con ellos respecto a los cultos y de la Palabra del Señor.

 

W.MARTIN   (De El Estandarte Evangélico Año XXXI Nº40 del 15/10/1914 – Sección “De 

Nuestro Campo”)

 

 

JULIO 1914

 

¡Problemas con el salón alquilado!

 

“Una reunión especial de la Comisión de Martínez, tuvo lugar el día 15 de julio a la 9 

PM para resolver, si seguiríamos ocupando el salón o nos cambiaríamos a otro local, 

por inconvenientes con el dueño de casa; como él se comprometió no molestarnos, se 

resolvió seguir en el mismo. Se levantó la sesión a las 9.45PM”.

 

(Del primer libro de actas de la “Iglesia Metodista Episcopal” de Martínez. Acta del 15/07/14)

 

Aclaraciones: 

 

-El salón en cuestión se encontraba en la intersección de las calles Sáenz Valiente –hoy 

Repetto- y Ricardo Gutiérrez. Allí se habían trasladado las actividades de la naciente 

congregación, después de los dos años y medio transcurridos desde el inicio de la obra en su primer local (que estaba en Rivadavia – hoy Vieytes- y Pedro Goyena).

 

-La mudanza a este segundo local se había concretado el 22 de junio de 1913. Su dueño 

era un tal Donato Grieco, con quien las relaciones no parecen haber tenido un armonioso desarrollo. 

 

Todo arrancó bien, si nos atenemos a un acta del 14 de julio de 1913, en la que Grieco 

quedó registrado como uno de los tres “probandos” aceptados por la comisión directiva (CD) aquella noche. 

 

Uno de los tres primeros miembros a prueba de los que se tenga registro, nada menos.

Sin embargo, a poco más de un año de relación, advertimos que la CD se reúne 

especialmente, “para resolver si seguiríamos ocupando el salón o nos cambiaríamos 

a otro local por inconvenientes con el dueño de casa; como él se comprometió no 

molestarnos, se resolvió seguir en el mismo” (15/07/14).

 

No muy convencidos, poco después “Martin quedó encargado de ver una sala en la casa 

de la Señora Sorondo para cambiar el salón” (25/09/14). 

 

En el verano de 1915 las cosas parecían haber llegado al límite. Así lo refleja el acta de una reunión especial (10/02/15) “...en que se llamó al Sr Grieco dueño de la casa que ocupamos, para que en presencia de todos los miembros de la Comisión declarara por qué razón siempre nos molestaba. Se le dijo que nuestra misión no es ningún negocio ni casa de juguete, que es una Obra Consagrada para el Servicio del Señor, y por lo tanto no queríamos más molestias de ninguna clase y nos cambiaríamos a otro local. Pero el Sr Grieco, (como otras veces) dijo que se comprometía no molestarnos más, y que podíamos seguir aquí hasta que quisiéramos sin contrato. Conformes todos los miembros de la Comisión, se resolvió seguir en el mismo local”.

 

Al mes siguiente, se produce el primer cambio pastoral en la obra, con la designación y de Alberto Lestard, quien reemplaza en la labor pastoral a William Martin. En su primer encuentro formal con la CD, el 24 de marzo, “se decidió alquilar el salón de la casa de la 

Señora Sorondo y se encargó al Secretario de avisar al Sr Grieco que para fines de este mes 

nos cambiaríamos de su casa”. 

 

Pero todo volvió a fojas cero cinco días después, cuando el nuevo pastor y los demás 

miembros de la CD se reencontraron, especial y únicamente “...para tratar el cambio del 

local de la Iglesia Metodista de Martínez”. 

 

Según cuenta el acta de la reunión (29/03/15), el pastor Lestard había ido a ver la casa de la familia Sorondo, y encontró que el local era chico. Habló entonces con Grieco, quien le dijo que quería que se quedaran, y prometió que en ese caso “arreglaría un cómodo salón, que sería más conveniente para la Iglesia. Y siendo así, se resolvió por la mayoría aceptarlo”.

 

Los problemas con el propietario no volvieron a formar parte de las discusiones documentadas desde entonces, por lo que no sabemos cómo terminó por resolverse la cuestión. Un dato parece sugerir sin embargo que el final no fue del todo feliz: a pesar de haber sido uno de los tres primeros “probandos” aceptados, Donato Grieco nunca se incorporó como miembro en plena conexión.

 

MAYO 1914

 

Primera recepción de miembros 

 

Martínez

Señor Director de El Estandarte

 

El miércoles 6 del actual tuvimos el gusto de tener una visita del Rev. C.J. Turner quien predicó un sermón edificante sobre el significado de la Santa Cena. Acto seguido, fueron recibidas en plena comunión las primeras tres personas y dos por transferencia de la Iglesia Evangélica en Barcelona y se celebró la primera Santa Cena, así que estas cinco personas forman el núcleo de una iglesia en Martínez cuya obra desde el comienzo y hasta ahora está bajo los auspicios de la 1ª Iglesia en esta Capital.

 

El Dr Mc Laughlin como también el señor Henry Martin brevemente hicieron uso de la palabra, siendo de mucho estímulo sus mensajes.

 

W.MARTIN

 

 (De El Estandarte Evangélico Año XXXI Nº19 del 14/05/1914 – Sección “De Nuestro Campo”)

 

Aclaraciones: 

 

-Consultado el libro Registro de la época, se pudo reconstruir el listado de aquellos cinco nuevos miembros. Se trata de Fortunato CABALLERO, Ángela de CÁNEPA, Dámaso LUCAS,Marcial JUAN y Carmen SANZ de JUAN. Los dos últimos eran esposos y fueron recibidos “por transferencia”.

 

A continuación, se reproducen fotografías correspondientes a los presbíteros Carlos J.Turner, Guillermo P. Mc Laughlin y del predicador laico Henry Martin,de la 1ª Iglesia, quienes estuvieron presentes acompañando a William Martin en aquél culto del miércoles 6 de mayo de 1914, doblemente significativo ya que incluyó la recepción de los primeros miembros en plena comunión de la congregación de Martínez y la primera celebración de la Santa Cena. No ha sido posible todavía determinar si William y Henry Martin tenían algún grado de parentesco.   

 

Primera fotografía en la Revista La Aurora

 

La siguiente foto, fue publicada en la edición del 10 de mayo de 1914 de la Revista La Aurora ( Año XXV Nro 19) 

 

 

 

Primera Fotografía:

 

Nos es grato publicar estas dos fotografías, fiel exponente de la espléndida obra que, bajo los auspicios de nuestra 1ª Iglesia, está realizando en Martínez el señor William Martin con la cooperación de los jóvenes Wyatt y Francomb, las señoritas Tavares y otros.

 

Nada nos extrañaría ver, a la vuelta de un par de años, levantarse allí una elegante capilla.

¡Bien por el Dr McLaughlin, Mr. Martin y sus entusiastas colaboradores! - 

 

(De El Estandarte Evangélico Año XXXI Nº15 del 30/04/1914 – Sección “De Nuestro 

Campo”)

Primera foto Congregación de Martínez
Primera foto Escuela Dominical