Iglesia Evangélica Metodista de Martínez

Pastores: Arne Clausen y Marcelo Mondini.

Creemos en Jesús como Señor y Salvador.

Boletín de anuncios 12 de AGOSTO de 2018

ESTA SEMANA:

LECTURA DE LAS ESCRITURAS Y ORACIÓN:  El próximo miércoles, 15 de agosto, a las 18:30h,  en nuestro templo. Una hora en la mitad de la semana, para encontrarnos con el Señor y los hermanos, y compartir el canto,  la lectura y reflexión de las Escrituras, y la oración. 

 

INSTRUCCIÓN BÍBLICA (Escuela Dominical):

*Clases para adultos y jóvenes: desde las 10:00 h 

*Clases para niños: 11:00 h

 

CULTO DOMINICAL MATUTINO: 11:00 h. La adoración del Señor.  Canto congregacional. Oraciones. Lectura de los Evangelios. Celebración de la Cena del Señor. La comunión de la Mesa del Señor es ofrecida a todos los que creen y aman al Señor Jesucristo, sin exclusiones.

 

TEXTOS BÍBLICOS DEL PRÓXIMO DOMINGO (19/08)

Proverbios 9: 1-6                           Salmo 34: 9-14

Efesios 5: 15 – 20                          Juan 6: 51-58 

 

PARA IR AGENDANDO

Martes 21 de agosto:   Encuentro Ecuménico de Oración, en la Iglesia Alianza Evangélica Menonita; Gascón 2251 – Boulogne Sur Mer.   A las 19:50h.

 

Sábado 25 de agosto:   El grupo Ebenezer celebrará su próximo encuentro mensual. (A las 12:00h)

 

Diplomatura en Biblia y Teología:  El Instituto Wesley, de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL), anuncia la inscripción al curso de referencia, que se dictará con “modalidad a distancia”, a partir del 10 de septiembre, finalizando en junio de 2019. Tiene por objeto: “Formar líderes eclesiales idóneos, con una sólida preparación básica y especializada en el área de la teología para coordinar, acompañar y dirigir diversas organizaciones y equipos de trabajo” y “Capacitar en el más alto nivel teológico para el desarrollo de la misión desde una concepción que contemple al ser humano desde sus contextos”.

Más detalles en:  

https://iglesiametodista.org.ar/diplomatura-en-biblia-y-teologia/

Consultas: Gabriela Amaya – Instituto Wesley: institutowesley@ucel.edu.ar

 

Encuentro Nacional de Mujeres:  bajo el lema “Celebrando juntas la promesa”, las hermanas de la IEMA se preparan para celebrar el 61º Congreso Nacional de FeMMA y 6º Encuentro Pastoral de la Mujer.

El encuentro se llevará a cabo entre los días 17 al 19 de noviembre, en el Complejo Gilgal, Bialet Massé, provincia de Córdoba. El costo por persona es de $2.700. Las interesadas en participar, pueden contactarse con la hna. Violeta Morales.

DE LA VIDA DE LA IGLESIA

ENTREVISTAS PASTORALES:

Invitamosa quienes deseen comunicarse o coordinarun encuentro personal con el pastor, Marcelo Mondini, a hacerlo a través del teléfono 15 6352 8202.

 

EL APOSENTO ALTO:

Aún quedan disponibles ejemplares de las guías de meditaciones diarias, para el bimestre julio - agosto.  Solicite los suyos a Elena de George o Violeta Morales.

 

CADENA DE ORACIÓN:

Al dejar el templo seguimos en comunión. 

Jesús nos une y nos invita a continuar como familia caminando en su compañía luminosa.  

Aunque no estemos reunidos, descubrimos, al orar en unión espiritual con los hermanos, los destellos de Su Presencia.

Disponibles a percibirla, somos testigos privilegiados del obrar del Señor y Sus respuestas de amor.

Quienes deseen participar de esta comunión a través de nuestra cadena de oración vía whatsapp pueden comunicarlo al pastor Marcelo Mondini o a la hermana Lilian Miller, y serán agregados al grupo de oración. 

REFLEXIONES

A Jesús no se lo puede encuadrar en ninguna categoría conocida; ni entre los poderosos o los rebeldes, ni los moralizantes o los ascetas. Provoca tanto a la derecha como a la izquierda. No responde a ningún partido; desafía cualquier dirección. Rompe todos los esquemas. Ni filósofo, ni político, ni sacerdote, ni agitador social. ¿Un genio, un héroe, un santo? ¿Un reformador? Pero, ¿acaso no es más radical que cualquier reformador? ¿Un profeta? Pero, ¿puede alguien que señala las cosas finales, aquello que es insuperable, ser nada más que un profeta?

Se podría decir, quizás, que Jesús tiene algo de todos ellos (tal vez, más de profeta y de reformador), pero no se lo puede identificar con ninguno. Es de un rango distinto. Se manifiesta más cercano a Dios que cualquier sacerdote, más liberado de las cosas del mundo que cualquier asceta, más moral que los moralistas, más revolucionario que los revolucionarios. Tiene anchuras y profundidades a las que los otros no llegan. Es difícil captar con el entendimiento la enorme totalidad de sus intenciones, tanto para con los amigos como para los que fueron sus enemigos. Por donde quiera que se mire siempre resulta que Jesús es diferente a todos. El Jesús histórico se muestra como alguien incomparable e inconfundible, tanto entonces como ahora.

Viene bien señalar que a Jesús no se lo puede poner en la línea de los “fundadores de religiones”. Aun prescindiendo de que Jesús de Nazaret no tuvo ninguna intención de fundar una “religión”, está fuera de duda que no se le puede confundir ni con Moisés, ni con Buda, ni con Confucio, ni con Mahoma. No fue un hombre educado en la corte como lo fue Moisés, ni hijo de reyes como Buda, ni una personalidad docta y política como Confucio, ni un rico comerciante como Mahoma. Precisamente por tener una procedencia tan insignificante es que resulta tan asombrosa su persistente significación.

El mensaje de Jesús es enormemente diferente a la enseñanza de Moisés acerca de la validez absoluta de la “Ley” escrita, aunque la misma fuera continuamente reelaborada.

Es diferente al retiro ascético y a la inmersión monástica en el marco de una vida común regulada por una orden, ejemplificado por Buda.

O a la conquista revolucionaria y violenta del mundo mediante la lucha contra los infieles y la instalación de un estado teocrático al estilo de Mahoma.

O de la renovación de la moral tradicional y de la sociedad establecida conforme a una ley eterna universal y en el espíritu de una ética aristocrática, propuesta por Confucio

No se trata de negar la verdad y el aporte de las otras religiones. En su historia el cristianismo aprendió tanto de Platón como de Aristóteles y de los Estoicos, de los cultos de misterio helenistas como de la religión estatal del Imperio Romano. ¿Por qué no también de la India, de China, de Japón? Pero eso no significa que se pueda mezclar lo que es totalmente diferente. Jesús de Nazaret no puede ser usado como una especie de clave para la construcción de una religión universal que comprenda una parte de todas las demás, ni una etiqueta para un sincretismo tal como, a lo largo de la historia, se ha intentado hacer.

 

                                      Hans Küng (sacerdote y teólogo católico, suizo)