Iglesia Evangélica Metodista de Martínez

Pastores: Arne Clausen y Marcelo Mondini.

Creemos en Jesús como Señor y Salvador.

Boletín de anuncios 10 de DICIEMBRE de 2017

ESTA SEMANA:

LECTURA DE LAS ESCRITURAS Y ORACIÓN:   El miércoles,  a las 19:00h,  en nuestro templo. Una hora en la mitad de la semana, para encontrarnos con el Señor y los hermanos, y compartir el canto,  la lectura y reflexión de las Escrituras, y la oración.

JUNTA DIRECTIVA: Se convoca a sus integrantes a la sesión mensual ordinaria, a realizarse el  próximo miércoles 13, a las 20:00h.

GRUPO DE MUJERES: El grupo de mujeres de la Iglesia se reunirá para despedir el año, en un encuentro que se celebrará el próximo sábado, 16 de diciembre, a las 17:00h, en  el hogar de la hna. Carol Brey, a quien se ruega contactar para confirmar participación.

PARA IR AGENDANDO:

Celebración Ecumémica de Navidad: Organizada por el Grupo Ecuménico Zona Norte, este encuentro se celebrará el próximo martes 19 de noviembre, a las 19:45h en la Iglesia Presbiteriana San Andrés, Acassuso 1131, Olivos. Convocan: Iglesia Bautista de La Lucila, Iglesia Católica Apostólica Romana, Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP) de Martínez, Iglesia Presbiteriana San Andrés de Olivos, Iglesia Anglicana de Martínez, Iglesia Menonita de Boulogne e Iglesia Evangélica Metodista de Martínez

 Domingo 17 de diciembre: Cierre del ciclo 2017 de la E. Dominical.

 Domingo 24 de diciembre: celebraremos la Fiesta de Navidad, en nuestro culto.

Cambio de horario: A partir del domingo 7 de enero, y durante todo el período de receso de verano de la Escuela Dominical, los cultos darán comienzo a las 10:30h. Los Cultos de Navidad (24/12) y Fin de Año (31/01), en tanto, se mantendrán en el horario habitual de las 11:00h.

 

CAMPAMENTOS DE VERANO 2018

-Niños (6 a 12 años), del 12 al 15 de enero en Gowland

-Adolescentes (13 a 17 años), del 17 al 21 de enero en Gowland

Para obtener mayores detalles e inscripción, contactar a las hnas Matilde Acosta o Selma Abba.

reflexioneS

 “¿Cuál es tu único consuelo en la vida y la muerte?” es la primera pregunta del catecismo protestante de Heidelberg. El mensaje que Dios le encargó al profeta para que lo anuncie en alta voz a su pueblo cautivo fue: “Consuelen, consuelen a mi pueblo…” (Isaías 40:1).

El libro que luego escribió Isaías, el profeta, especialmente desde el capítulo 40, muestra el modo y la fuerza con que lo predicó.

Esas palabras de consuelo tienen tanta fuerza que pareciera ser el mensaje más importante y decisivo de Dios para la humanidad. Como si todo lo que Dios tiene para decirnos  se pudiera resumir en la palabra “consuelen”.

Antiguamente, para calificar la rectitud de alguna nueva doctrina se preguntaba si era realmente consoladora. Si no lo era, pertenecía más al orden de la ley que de la gracia, y por lo tanto no venía de Dios. La razón de este argumento es claro: dar consuelo, consolar auténticamente solo lo puede hacer Dios. Todas las otras maneras  que la humanidad ha inventado a lo largo de los siglos son, en el fondo, desconsoladoras.

Nos referimos al consuelo en el sentido más profundo. Es el consuelo que todos necesitamos no solamente en los momentos difíciles, sino todo el tiempo: desde la mañana al comenzar las tareas del día hasta el anochecer, cuando las terminamos; tanto cuando estamos ocupados como en el tiempo libre. Pero, ¡cuántos desconsolados entretenimientos nos rodean, profundamente desconsoladores! Ante esta especia de epidemia de placeres baratos, escuchamos otra vez la voz de Dios que nos dice, “Consuelen, consuelen a mi pueblo…”, palabras dirigidas al mundo entero, a todos los pueblos, a toda la humanidad agobiada por sus preocupaciones.

Lo que Dios ofrece es un consuelo total, no fragmentado. Consolar auténticamente solo lo puede hacer Dios. Todas las otras ofertas son realmente desconsoladoras. Y solo serán capaces de anunciar palabras de consuelo los que, aquí y ahora, tienen algo para decir a la humanidad en el nombre de Dios.

 No ha habido otro que haya transmitido en nuestro lenguaje con tanto vigor el mensaje de Dios como el profeta Isaías; de un modo tan claro que penetra nuestros corazones tan pobres de fe.  No ha habido otro que nos haya mostrado tan abiertamente el corazón de Dios. Este profeta experimentó la indescriptible liberación de Dios que le trajo un inmenso alivio y consuelo. Sus palabras parecieran superar nuestras posibilidades, nuestra situación; hablan de algo tan nuevo que dan la impresión de ir más allá de lo que es capaz de experimenta nuestro corazón.

Los himnos que la iglesia ha cantado a lo largo de los siglos, especial-mente en el tiempo de Adviento, Navidad y Resurrección, nos hacen sentir que esa nueva realidad está misteriosamente presente, y consiguen expresarlo a un mundo tan cerrado y amurallado como el nuestro, pero ¡que puede ser abierto! “Consuelen… consuelen a mi pueblo…” Amén.

 

                                                                    Gerhard von Rad ( 1901 – 1971. Adapt.)                                                                          

DE LA VIDA DE LA IGLESIA

TEXTOS BÍBLICOS PRÓXIMO DOMINGO (17/12) 

Isaías 61: 1- 4, 8- 11                          Salmo 126

1ª Tesalonicenses 5: 16 - 24              Juan 1: 6- 8, 19-28

 

ENTREVISTAS PASTORALES:

Invitamosa quienes deseen comunicarse o coordinarun encuentro personal con el pastor, Marcelo Mondini, a hacerlo a través del teléfono 15 6352 8202.

EL APOSENTO ALTO:

Aún están disponibles las guías de meditaciones diarias, correspondientes al bimestre noviembre-diciembre. Solicite sus ejemplares a Elena de George.

ALMANAQUES FRUNDACIÓN LOWE:

Ya hemos recibido los Almanaques 2018 preparados por la Fundación Nicolás Lowe, para su venta a beneficio de los Hogares de Niños. Una práctica ayuda para regalar y regalarse. Su costo: $70. Solicítelos a Elena de George. 

MEMORIA Y BALANCE: Invitamos a los hnos que no hayan podido participar de la Asamblea Anual y deseen recibir copia de los informes presentado en la misma, a solicitarlos a través de la hna Lilian Miller.

CADENA DE ORACIÓN:

Al dejar el templo seguimos en comunión. 

Jesús nos une y nos invita a continuar como familia caminando en su compañía luminosa.  

Aunque no estemos reunidos, descubrimos, al orar en unión espiritual con los hermanos, los destellos de Su Presencia.

Esta cadena va más allá de nuestra congregación. Pueden integrarse todos los que creen y confían en el Dios de amor que se nos revela en Jesús, y desean orar unos por otros, y junto a otros, aún no conociéndose.

El único requisito es comprometerse a orar diariamente por los motivos recibidos vía “email”. Los mensajes son enviados con copia oculta, para no favorecer el correo “spam”. No es necesario responderlos, pero si algún hermanito desea hacer algún comentario está en entera libertad.

Para orar en unión con los hermanos de la cadena o para enviar sus pedidos de oración pueden hacer llegar sus mensajes a:

 cadenadeoracionmartinez@gmail.com

Carta Pastoral de ADVIENTO

“Cercano está el Señor para salvar a los que tienen roto el corazón y el espíritu” Salmos 34:18

En este tiempo de Adviento se acerca el misterio de la gracia del nacimiento de Jesús, el hijo del Dios viviente, y somos convocados a recordar el pasado, vivir el presente y preparar el futuro.

Es hacer presente el Dios que se hace carne en medio de nuestra historia y que nos habita, haciendo memoria de sus maravillas en favor de todos los hombres y mujeres. El Adviento nos llama a resistir la realidad pura y dura del mercado y descubrir que existen fisuras, puertas que se abren permitiendo ver otro mundo posible.

Somos interpelados a vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor en la justicia y en el amor. Es proyección de vida nueva, de conversión permanente, del cielo nuevo y tierra nueva.

El Adviento nos invita a ser comunidades de esperanza y ternura, para los que andan con el corazón y el espíritu roto. Como iglesia en misión nos tenemos que aventurar en los mejores proyectos que liberen la dignidad, el amor y la justicia, frente a todo proyecto que deshumaniza y destruye…

Un día, la paz y la justicia reinarán
En nuestros mundos soñados
Como eternos enamorados
Un día, la paz y la justicia sepultarán
Todos los arsenales
Un día, la paz y la justicia arrancarán
De nuestros labios la palabra guerra.
Un día, la paz y la justicia nos traerán
El azul de este cielo llamado Tierra
Un día la paz y la justicia acabarán
Para siempre con el hambre
Un día la paz y la justicia serán,
Para siempre, de todas las naciones, el nuevo nombre
¡Porque un niño nos guiará!

Inés de França Bento-Carlos Alberto

El Adviento nos desafía a ser Iglesia en misión dispuesta a abrazar y acariciar con gestos y palabras a nuestro pueblo; a arropar al desnudo, al postergado, al invisibilizado, manteniéndonos con el corazón tibio y el oído atento, en la certeza de que, “El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sí, la luz resplandeció para los que vivían en un país de sombras de muerte.”

Que este tiempo nos prepare para días luminosos, sabiendo que la esperanza inicia en el silencio de la oscuridad…

Pastor Américo Jara Reyes
Obispo